• Héctor Colín

No Me Ayudes Compadre


Hay temas que no se tocan, por decencia, por respeto, por que no te incumbe o porque pudiera ser más negativo que benevolente.

Todos sabemos que acercándose estas fechas, los policías, los tránsitos y los recolectores de basura piden voluntariamente su aguinaldo al pueblo, este siempre independiente del que deberían recibir por parte del propio ayuntamiento como patrón, se sabe también que no alcanza la lana nunca, así que los muchachos que recogen nuestro cochinero tienen que pedir más para poder repartir y cumplir con lo que tanto merecen, una feliz navidad.


La situación actual da mucho de qué hablar respecto al trato que reciben estos muchachos de parte del nuevo Director de la Recolección, el señor Calzón y unos cuantos directores más que han dejado de hacer su chamba con ellos.

En una publicación hecha por el propio gobierno municipal presidido por el Profe Michel, el ayuntamiento advierte sobre un posible engaño de parte de algunos de los supuestos trabajadores de la recolección, pidiéndole a los ciudadanos que verifiquen la identidad de quienes hacen la petición.


El tema da para mucho, los pobres recolectores hoy no tienen gafete, obviamente tampoco tienen uniformes ni condiciones medio dignas como para trabajar y mucho menos para pararse en una casa para pedir unos pesos extra porque no alcanza lo poco que les da el ayuntamiento. Por otro lado, fomentar la informalidad resulta indigno para el ayuntamiento, contradiciendo la doctrina pejista sobre “PRIMERO LOS POBRES”.

Es posible que la mochada sea repartida, lo que no solo es inmoral, sino ilegal, abusados.

En fin, el ayuntamiento en manos de María Roa como estratega principal de la ridiculización del gobierno del Profe Michel.

Pobre raza, de este tema, más mañana.