• Héctor Colín

Prejuzga Insensible a Mujer Detenida


Puerto Vallarta, Jalisco.- En boletín de prensa oficial emitido por la Dirección General de Comunicación Social del Ayuntamiento De Puerto Vallarta, a cargo de Adán Leyva Ávalos, al parecer se han violentado los derechos humanos de una persona que fue detenida por la policía municipal la madrugada de ayer.


En el comunicado oficial, membretado y “firmado” por el mismo ayuntamiento, se describe lo siguiente:


DETENIDA POR VICIOSA Y AGRESIVA

Siendo las 04:00 horas, los elementos de la Unidad PV-350 se encontraban en su recorrido de vigilancia, cuando reciben un reporte de Base CALLE., para acudir a la Avenida Medina Ascencio en la Zona Hotelera Norte, al arribar al lugar se entrevistan con el c. Tomas “N” de 36 años de edad, de la guardia nacional del aeropuerto, quien manifiesta que la c. Violeta “N” (36 años) se encontraba agresiva y alterando el orden público, gritando incoherencias, traía a un menor consigo de 8 años de edad, por tal motivo se pone a disposición del juez en turno y el menor con la Trabajadora Social.



Adán Leyva, quien no es conocido por su entrega en el trabajo, juzgó como VICIOSA a una mujer a la que no se le aplicaron los exámenes toxicológicos para afirmar tal cosa, lo que claramente violenta los derechos de la mujer a la que por fortuna no se le exhibieron sus datos personales.

La gravedad del asunto radica en el claro exceso de confianza de parte de los encargados de informar a la ciudadanía respecto a las actividades que realiza la Policía Municipal de Puerto Vallarta, la calificación de VICIOSA, debiera en primera instancia ser sostenida por una prueba toxicologica practicada a la detenida y posteriormente notificar a las instancias correspondientes para que se proceda respecto al caso que, dicho de paso, se agrava con la presencia de un menor de edad en la misma detención. Sin mayor empacho, estos sujetos encargados de INFORMAR y no de calificar, cuantificar y mucho menos procesar judicialmente a nadie, han pisoteado la linea del respeto, la institucionalidad y la formalidad que una dependencia de tal responsabilidad debería tener.


Adán Leyva, con esto ha transgredido a una detenida de nombre Violeta, una madre de familia que fue detenida, según ellos, por alterar el órden público y sin mediar nada, el menor fue canalizado con una supuesta “trabajadora social”.


Los boletines oficiales son una joya para los emprendedores de la crítica y el desmadre, escritos con las patas, la información fluye por la red sin mayor preocupación por la mala imagen que esto respresenta para la Comunicación Institucional del municipio.


Viciosos o no, el respeto a los procedimientos debe prevalecer a pesar de los prejuicios, las ansiedades y los traumas que un boletinero oficial pudiera tener.