• soycolin

Que Recojan el Cochinero

Tras la clausura del relleno de escombro el Río Cuale, vecinos de las colonias Paso ancho y Buenos Aires, piden a la autoridad que exija a quienes fueron los responsables de echar el material pétreo lo retiren del sitio.


Lo anterior fue señalado por el señor Nicolás, quien desde hace varios años ha venido pugnando porque el lugar se mantenga como hasta ahora y así evitar que el cauce siga siendo modificado por manos humanas.

"Vamos a pedir que lo retiren que se quede como estaba, porque aquí ya pedimos por medio de los oficios y de las diferentes colonias de allá de arriba que se nos haga ahí una especie de banquete o hasta aterrar eso, una especie de banqueteo para que las personas puedan llegar ahí y que se quede como está para estacionarse y puedan bajar al baño que está ahí".

Indicó, que el sitio conservado se puede convertir en un lugar de esparcimiento para locales y visitantes, quienes pueden disfrutar de la naturaleza, sin que el lugar sea muy intervenido.


"Que se nos dé una base de parada para agarrar camiones, unos dos bajitos porque la gente se baja al río y no hay baños, dos baños y el banqueteo y que le hagan raya de estacionamiento y juegos infantiles, es todo lo que estamos pidiendo".

Dijo que a lo largo de los años, algunas personas le han ido ganando terreno al cauce, pero que eso a la larga puede traer más daños que beneficios, por lo que se oponen a que el lugar sea explotado por unos pocos.

"Estamos pidiendo por la colonia, que se deje así, que no queremos que no lo quiten, que no queremos que le ganen al río, queremos que siga igual, que este limpio, que venga la gente a bañarse y nosotros estar al servicio de ellos para cuidar nuestro entorno y protegerlo".

Cabe recordar, que la semana pasada, los propios vecinos del área denunciaron que en el sitio en el que anteriormente se encontraba la base de los camiones suburbanos se estaba rellenando el cauce con escombro.

Tras la denuncia, autoridades de la Subdirección del Medio Ambiente acudieron al lugar para clausurar los trabajos, hasta que los propietarios demostraran que tenían los permisos correspondientes.