• Héctor Colín

¡Seditos!

Se les borró la sonrisa…


Según la RAE, “sedito” proviene de “sedición”, que significa: alzamiendo colectivo y violento contra la autoridad, orden público o la disciplina militar, sin llegar a la gravedad de la rebelión.

En mi rancho, “sedito” es un estado de ánimo, una forma de actuar condescendiente, voluntariosa, pues, viniendo como consecuencia de una madriza. Por ejemplo, el chamaco berrinchudo que recibe unas nalgadas de parte de su madre por mal portado, fue tan “aleccionadora” la madriza, que el morro quedará “sedito”, flojito y cooperando.



Dicho esto, sabrá entonces que me refiero a la dirección del Seapal Vallarta, quien arrancó su gestión con violentas afrentas contra el sindicato que concentra a los trabajadores que hacen la chamba para que el Director pueda lucirse, los calificó de rateros, de corruptos, los denunció por malos manejos, les aventó a la perrada de la prensa mal querida y sin valores, al parecer armó todo un equipo para iniciar una persecución contra todo lo que pudiera moverse en su contra, al final, le pusieron una madriza, lo presionaron al borde de dejarlo “sedito” y cooperando.


Durante la madrugada, en la reunión entre el sindicato y Salvador Llamas Urbina, se abordaron las peticiones de la agrupación obrera para ser escuchadas y que fueran cumplidas, al parecer, el acuerdo se quedó a la mitad y el resto se tocará frente al alcalde en las instalaciones de la UMA a las once de la mañana de hoy.


En la reunión de esta mañana, se espera que el Director se disculpe con los agremiados afectados por sus dichos, por sus malos tratos y por la proyección que tenía él para el organismo, incluyendo, claro, el cumplimiento de la otra mitad de las peticiones del sindicato. Por mi parte, sigo sin agua mientras estos se entretienen y me hacen los días más divertidos.


Como siempre aprovecho para dejar tips gratis, aquí colocaré el último. Para entender a los trabajadores del Seapal, hace falta que “El Chava” se de una vuelta por las fugas, por la planta de tratamiento y que se ponga el uniforme de playera, short y huarachitos, aprovechará para preguntar la razón de que las botas no sean útiles y ayudará a que deje de hacer videítos que engañarán a la raza pero jamás a los que sí chambean en el Seapal.