• Héctor Colín

¡Vallarta en Quiebra!


La realidad de la situación financiera del municipio se había mantenido en las sombras para evitar que los “contras” hicieran de las suyas. Ya me enteré y aquí se las resumo.

Desde la llegada del Tesorero Municipal Manuel de Jesús Palafox Carrillo, designado por el Profe Michel para ser su hombre de confianza en el manejo de los dineros públicos, la misión de la oficina se fue al carajo, en la página oficial la información a este respecto dicta que la misión de la tesorería es: “Administrar con honradez, transparencia, equidad y eficiencia el Patrimonio Municipal cumpliendo con las facultades y atribuciones aplicables, en el cumplimiento de los objetivos mencionados en su Plan Municipal del Desarrollo del H. Ayuntamiento.”

Sí, dice honradez, transparencia, equidad y eficiencia; es posible que a alguno de los ocurrentes que tienen la consigna de inventarse datos para rellenar los documentos oficiales se le haya venido la grandiosa idea de fusilarse un texto similar al del municipio de Los Cabos en Baja California Sur para meterlo en la página del ayuntamiento vallartense para cubrir un requisito y ensartar al tesorero con términos que no entienden los morenistas y que no estaban dispuestos a seguir al pie de la letra, incluso con las promesas de la campaña. La fusilada del texto se pasa; porque no todos leen y pues es un requisito nada más, pero la omisión de las facultades, derechos y obligaciones de la tesorería no son cosa menor.


Se dice, pa’ empezar, que tan solo en el mes de abril, la nómina municipal creció, con un costo de dos millones de pesos más que la registrada en el mes de marzo, es decir, hay más empleados o más aviadores, calculo unos doscientos más, que no se ven, que no se notan y que nos cuestan más, y eso que no hay dinero.


Antes de seguir, vale la pena hacer la acotación siguiente, la relación familiar de Palafox con el alcalde, siendo sobrino político del presidente, no va a salvarlo de la crítica y, de continuar de la misma forma, podría caer hasta al bote por la omisión de su responsabilidad, el mal manejo de los recursos y la pésima imagen que le dejará al Profe Michel.

Siempre he sido crítico de las credenciales. La experiencia sobre la que se forjaron los políticos para enfrentar una responsabilidad tan importante como la del caso que nos ocupa hoy, Palafox, de acuerdo a mi profunda investigación, solo tiene la licenciatura como contador público en un tecnológico de Sonora, la carrera de un taxista común, pero en sus cuentas donde se presenta como profesionista se encuentran dos maestrías que dice que tiene, sin embargo, en las plataformas oficiales no existe el dato de las cédulas registradas, por lo que, mienten los registros o miente el tesorero. Pero ese es otro punto.



El mes de abril fue difícil para las finanzas vallartenses, se dice que apenas alcanzó el dinero para cubrir las nóminas, por lo que la señal es clara, no les duró ni 4 meses el dinero recaudado del predial y la lana de la federación se la van a acabar en nóminas infladas. Si usted estaba asustado con los números de los salarios pagados por la anterior administración, siéntese, que estos vienen con todo para acabarse el dinero. Como es posible que en el cuarto mes del año se haya terminado el dinero, si no hay obra, no hay programas sociales y no hay proyectos en desarrollo, pues si, solo a un pendejo se le descuadran las cuentas.


Imagínese que usted se va de fiesta y tiene permiso para regresar a su casa hasta las 4 de la mañana pero se termina el dinero a las 11 de la noche, las horas restantes serán un martirio, considerando que deberá pedir un préstamo para terminar el día y pagar un taxi a su casa, eso si se la lleva sin pistear, sin comer y sin condones.

Al parecer, el señor tesorero le hizo un agujero a la bolsa del dinero y se está fugando mucho de este en pagar “servicios” de maquinaria y otros varios, contratos que, dicho sea de paso, no están aún publicados en la página oficial de la transparencia municipal, y es que está mejor el chisme, porque dicen que supuestamente esos servicios son pagados a un sujeto con un nombre que empieza con “C” y termina con “huyín”.

Es posible que de todo esto no esté informado el alcalde, sino sus achichincles, quienes han abusado de los recursos y han puesto en jaque la administración del Profe. Entre los otros posibles culpables del desfalco, señalan los chismes a Ludwig, quien mama, mama y mama con proyectitos caros e ineficaces que según él, promueven el turismo. Las villas navideñas, por ejemplo, en la que se metieron 4 millones de pesos y se sacaron “al vapor”, brincándose incluso los procedimientos legales para disponer de ellos, ya saldrá el surradero y ya me imagino el embarradero.



En transparencia, “El Tesorito” al parecer ya no halla cómo esconder los papeles que lo podrían colocar no solo como el peor tesorero de la historia del rancho, sino que le pondrían un pie en la cárcel. Órdenes son órdenes y el hijo del jefe es el hijo del jefe, dicen.


Y pues bien, de la eficiencia en el manejo de los recursos ya ni hablamos, ya se terminaron en 4 meses lo que debieron hacer rendir durante todo el año; esto pensando en la posibilidad peligrosa de una nueva ocurrencia a la que le pondrá la cara el alcalde, solicitar un nuevo préstamo para sacar el año, endeudando más al pobre rancho.


El sobrino del alcalde, perdón, quise decir el Tesorero Municipal, tiene los días contados para salir corriendo, no sin antes aclarar las cuentas y dejarle planchado el camino al presidente para continuar caminando como debió hacerlo desde el arranque de su administración, yo no sé qué piensen ustedes, pero considero que la tesorería municipal tiene la facultad y la obligación de dar un manotazo a quienes intentan manosear el dinero de Puerto Vallarta para sus fines particulares, Ninomiya es otro que por lo menos sirve de mal ejemplo.


Arrastrar los problemas no es la solución, en algún momento se va a destapar la cloaca y saldrá todo lo necesario para inculpar a los involucrados. Por fortuna, los contras al gobierno michelista ya han desplegados sus hamacas, esperando nada más a que el gobierno de Michel continúe cometiendo los errores que le permitirán a los vallartenses definir con claridad que Morena para Puerto Vallarta es un peligro.