• Héctor Colín

Al Monte las Cabras del Contralor




Al parecer las cabras del Contralor Ciudadano de Morena agarraron monte…

Luego del triunfo inesperado del Profe Michel, todos los que medio leemos supimos que aquello había sido sorpresa incluso para él y que las consecuencias serían difíciles de comprender para los vallartenses, sin embargo, a pesar de mi negatividad y desconfianza, nunca creí que este gobierno fuera a ser tan malo, tan dañino y vergonzoso.


Natural y casi inobjetable sería la llegada de personajes ajenos a la política vallartense, traídos de fuera de distintos lugares del país y con perfiles diferentes, algunas posiciones cubiertas para cumplir compromisos, otras para nada más deshacerse de todo lo que oliera a verde o naranja y otras quizás para ayudar al alcalde y no al pueblo, no hubo más, pa eso nos alcanzó.


Entre esas llegadas estuvo el Contralor Ciudadano, de nombre Jorge Ruiz y conocido por su afrenta contra el gobernador, quizás de allí se ganó la posición de confianza dentro de Morena Jalisco para ceñirse a Puerto Vallarta a cuidar al Profe y no al rancho. Nadie supimos quién chingados lo nombró contralor de los ciudadanos, no supimos cuánto gana por esa chamba que nadie le encargamos y desconocíamos sus intenciones. Como miembro del desastroso Morena, el Contralor Ciudadano enfrentó a Enrique Alfaro en temas escabrosos, hasta allí, parecía que el contralor tenía intención  de proteger los intereses de los ciudadanos hasta que le tocó cuidar la espalda de uno de su mismo partido, entonces cayó en Vallarta.

Se dijo desde el principio que había sido enviado para cuidarle el trasero al alcaldito y evitar que hiciera pendejadas, entonces no pudo, no sabemos si porque el contralor no le sabe o de plano porque el alcalde es un imbécil, lo que si supimos, fue que lo corrieron varias veces de una posición a la que lo enviaron por encargo, se enfrentó al equipo del Profe e incendió el rancho, revolvió todo cuando intentó sacar información que sería la lápida del gobierno michelista, pisó los intereses de los mismos Morenistas y lo volvieron a correr, lo supimos porque lo hizo público, nadie le preguntó. Luego vino su anuncio como asesor de Carla Esparza, lo que claramente sería una grosería para el alcalde, siendo la piedra en el zapato, el hombre que había sido de confianza un emisario y se convirtió en el enemigo público número uno y con las armas suficientes para desfondar al alcaldito, esa es la tarea hoy, desmadrarlo hasta que no quede nada, y es que, como nadie me preguntó, la estrategia está mál planteada, son perros comiendo perros, morenistas persiguiendo morenistas, todos peleándose en público olvidando la naturaleza de sus pinches salarios, el pueblo pendejo.



La nota buena vino hace unos días; fue la señal que nos dio a entender a todos de que el contralor no se controla, el asesor necesita un asesor y el estratega que protege ciudadanos nada más es de dientitos para afuera.


México es uno de los países más peligrosos para ejercer el periodismo, es el lugar más peligroso para tener información, el más letal en materia de crítica al gobierno, gracias también al partido en el que milita el Contralor, sin embargo, la necesidad de información gubernamental por parte de los ciudadanos es evidente, en el caso de Puerto Vallarta necesitamos información sobre el manejo del dinero, queremos saber quien le mete mano a la bolsa del dinero del pueblo, quienes ganan por no hacer nada, cuáles son los negocios en los que se benefician los particulares y no el público, incluso necesitamos saber cuánto gana el contralor para saber cuánto valor tiene relacionando su salario con su eficacia y tomar una decisión sobre el trato que merece, todos esos datos son un derecho que debe garantizarse.


El Contralor al parecer se volvió loco, el ir y venir entre grupos e intereses le afectó la “psique” y se volvió contra los ciudadanos, pisoteando los derechos, incluso los humanos respecto al derecho a la información.


El pinche gobierno tiene la responsabilidad de informarlo TODO y yo tengo derecho de solicitar esa información como ciudadano, de manera anónima incluso si necesito cuidarme el trasero. De hecho, la información no debería pedirse, el gobierno está obligado a hacerla pública, esto es lo que no entiende el contralor de Morena en vallarta. A poco el contralor no conoce los datos de los Michel, información que pondrían en riesgo a cualquiera, es allí cuando debe separarse al funcionario de los ciudadanos, porque unos tienen derecho y otros están obligados.

Si se pregunta por qué digo esto, aquí le va. Hace unos días, Jorge Ruiz hizo público un video en el que explica torpemente y visiblemente frustrado, que es injusto que los ciudadanos tengan acceso a la información de los gobiernos de manera anónima. Hace un llamado al congreso, a los municipios, a los cabildos y a todas las Estrellas del universo para cambiar la ley, la constitución incluso para que los ciudadanos estén obligados a arriesgar su vida a cambio de la información a la que tienen derecho. Que PENDEJADA.


Entendiendo que El Contralor está hasta las manitas de metido en Morena, pues justificamos que quiera saber el nombre y apellido de quién pida información sobre su nueva jefa y su supuesta cédula profesional inexistente con la que al parecer chambeó irresponsablemente.

Tiene las ideas nubladas, dejó de ser contralor ciudadano para convertirse en un protector de la corrupción y un enemigo de los derechos civiles. Al tiempo.