• Héctor Colín

La "Calmita" del Infiernote


Sólo un puente, una estructura de concreto que se eleva sobre el río Ameca para dividir dos estados de la república mexicana y delimitar el territorio entre el municipio de Puerto Vallarta y Bahía de Banderas, sobre él descansa el infierno que se avecina.


Desde hace un par de semanas, algo sucedió dentro de los gobiernos de estos dos municipios, al grado de despertarnos todos los días con la incertidumbre de la aparente calma que hoy permea en la responsabilidad del Profe Michel y de Mirtha Villalvazo.


Del lado norte del río, se define el futuro inmediato de Bahía de Banderas, Mirtha Villalvazo ha sido colocada contra la pared y en el frente de fusilamiento político se encuentran sus regidores, los funcionarios de primer nivel que colocó ella misma para acompañarla en su gobierno y como orquestador del fusilamiento político dará la orden el gobernador de Nayarit. Ayer se venció el plazo en el que se supone que le pidieron a Mirtha que debía presentar pruebas sobre su voluntad para alcanzar la armonía en su gobierno y no encender más focos rojos para Morena en el estado y el resto de la nación.

Sin señales de buena voluntad, a mitad de la semana pasada, Mirtha salió a enfrentar a los medios y a señalarlos por la aparente guerra en su contra, sin mirar que su peor enemiga, como ya lo dije, es ella misma por su actitud déspota y arrogante con todos.

En la encerrona de ayer, Mirtha al parecer fue advertida de nuevo sobre la procedencia del recurso de revocación que iniciará contra su presidencia.

Para algunos es chistoso, para otros muy grave, sin embargo, el asunto tiene tintes d los dos tipos, y es que nadie protegerá la actitud de la alcaldesa, nadie justificará la forma de proceder de Mirtha y muchos quieren verla irse entes de terminar su periodo, lo grave es que nadie dice nada, los chismes corren y los supuestos se arman, Bahía de Banderas se quedará sin cabeza y al parecer no se notará la ausencia de la autoridad porque aún con alcaldesa, nada sucede como debería a favor de lo badebadenses.


En el lado sur del río, los chismes corren igual de sabroso, al parecer alguien le puso pausa a la película y en el medio de la trama nos invadió la calma, hubo quienes corrieron del rancho y otros se quedaron a mirar los toros.


El Seapal, la UMA y la sede de la alcaldía se llenaron de Guardia Nacional. Como nunca, la directora de comunicación social de la presidencia de Puerto Vallarta hoy camina con escoltas a los lados, dos mujeres a las que les pidieron asistir como “civiles” para proteger a alguien de algo sin que nadie sepa la razón del gasto adicional por cuidar a un funcionar que ni picha, ni cacha, ni deja batear, caso contrario, las denuncias deberían correr junto a los chismes, a mi no me crean, pero exageran y se están gastando el dinero a lo pendejo.


¿Y el tesorero cuándo?


Hablando de gastarse el dinero, el Tesorero continúa haciéndose pendejo con las cuentas públicas, al parecer sólo le responderá al alcalde y sus pupilos, apretándose la soga que ya le cuelga en el cuello para terminar juzgado por los malos manejos que se notan desde lejos. Como lo había dicho, aplaudiría la decisión del alcalde por deshacerse de su “sobrino” para liberar públicamente las cuentas de los dineros del pueblo y entender cómo hizo el ayuntamiento para acabarse el dinero de un año en menos de seis meses.



Los nuevos “empresarios”



Hace unos días se estrenó un nuevo bar, muy espontaneo, hecho al vapor, como de palenque de rancho, allí junto a un autolavado que comparte el apellido del mismísimo alcalde, si pudiera ponerle un nombre, le pondría Aurora. Allí si venden “MICHELADAS”.