• Ruben Gómez Bernal

LA PLAZA ATEMAJAC, CONVERTIDA EN BASURERO


Lo primero que dicen los políticos cuando llegan a un puesto de responsabilidad es "vamos a aprender". Vaya absurdo del que echan mano los que no saben cómo enfrentar sus responsabilidades. Y no me refiero a los de "arriba" ni a los de "abajo", en todos los casos es lo mismo: pretextos, pretextos y más pretextos. Otra cosa es cuando llegan a los puestos de gobierno políticos como carros de la Fórmula Uno, es decir muy "correteados" y hacen las cosas conforme su preparación e ideología. Por lo general se sienten engrandecidos y que son extraterrestres. Unos son engreídos, otros hasta cierto punto humildes y con ganas de hacer bien las cosas y otros de plano echándole tierra a quienes les antecedieron en los puestos, un episodio visto y vuelto a ver.


También los hay los que a pesar de tener conocimiento del puesto en que operan no le hayan la cuadratura al círculo, no dan con bola, les rebasa la situación por no tener conocimientos del entorno en forma actualizada.


En esas anda don Calzón –el de la basura– se ha vuelto un espectáculo deprimente en varias colonias en qué la acumulación es notable, y más si se revuelve la basura con las ramas de la poda. Tenemos una queja concreta de un lector de El Siempre Libres, en la que denuncia la acumulación de la basura y poda, que se ha amontonado desde varios días atrás en que se podaron los árboles del Parque Plaza Atemajac, y la poda quedó acumulada. Pasaron los días y al no recogerla como siempre pasa que algún vecino cochino por flojera al ver el montón de ramas, arroja su bolsa y aquello está crece y crece.


“Y ni modo de estarnos peleando'', dicen los vecinos, que cuando ven que avientan la basura, en cuanto les llaman la atención a las personas se sueltan con insultos, con el consabido “a usted que le importa”, y optan por ya no decirles nada. La situación es que entienden que unos recogen la basura y otros la poda, pero en su caso “ninguno lo hace”, y el problema sigue creciendo al paso de los días, lo raro es que la basura pasa normalmente, y ni modo que no vean los montones que se han acumulado, tanto así que no caben en un volteo, creen que son como “dos toneladas”. Señalan los vecinos denunciantes, que “nos hemos cansado de hablar con Servicios Públicos, pero no nos hacen caso y “la verdad ya estamos hartos”, ojalá y el presidente municipal el profesor Luis Michel, escuche nuestra queja y nos envíe a los de la basura o de la dependencia que corresponde, para que se lleven la basura y las ramas”. Servidos señores, creo que el prof Michel les hará justicia.


SEGÚN EL CRISTAL CON QUE SE MIRA


Mientras algunos se afanan en criticar la consulta del Pacto Fiscal del gobernador Alfaro, por los resultados, otros lo apoyan. Esto es según el cristal con que se mire. Las críticas de la prensa son entre mordaz y objetiva, el caso es que los números quedaron muy lejos de lo que tenían como meta para que fuera vinculante.

Alfaro en sus redes sociales se mostró optimista, y manejó los resultados de la consulta en forma espectacular: ”Más de 449 mil jaliscienses, lo equivalente a más de 8 estadios Jalisco a tope o 527 veces el avión más grande del mundo lleno, salimos a defender nuestro estado y su futuro en la consulta del Pacto fiscal un ejercicio inédito que marca un precedente nacional”, escribió

En otro de sus comunicados asentó: “Gracias, de corazón, por poner el ejemplo de participación ciudadana a todo el país, porque cientos de miles de voces se hicieron escuchar fuerte y claro hasta el centro de México y juntos iniciamos un camino contra el centralismo para exigir un Trato Justo”


LA DEL ESTRIBO


La vigilancia de Tránsito Municipal no puede estar en todas partes, es obvio. No tiene los elementos para estar en cada esquina, ni patrullas para ponerlas en todos lados. Entonces, se impone un análisis de los lugares en donde es necesaria su presencia y otro en donde solo están de adorno. Cruces como el de la Francisco Villa y Libramiento Colosio, conocido popularmente como “crucero de la prepa”; el crucero de la Francisco Villa y Fluvial y el de la Avenida Francisco Medina Asencio y Libramiento Colosio, son los de mayor tráfico vehicular. Afortunadamente en estos cruceros los semáforos están funcionando bien lo que ayuda a la agilización del tráfico, no obstante la necesidad de vigilancia es necesaria. Llama la atención que en el cruce de la Avenida México y Prisciliano Sánchez, ocasionalmente hay un elemento de Tránsito dirigiendo el tráfico, lo que evita los congestionamientos. Es notable y ayuda al tráfico vial, pero a veces está y otras ocasiones no hay nadie. El crecimiento vehicular en Puerto Vallarta es explosivo, al ritmo de crecimiento que lleva, en poco tiempo se verán rebasadas las calles, las avenidas y todas las vialidades, por lo que desde ahora se deben de ir tomando precauciones y si es imposible tener más calles y avenidas, es donde el Gobierno Municipal debe de tomar las medidas para agilizar las vialidad, en acciones como la sincronización de semáforos, vigilancia de las principales avenidas, en donde ya se ha hecho costumbre que se estacionen en doble fila, con el pretexto de que voy nada más a comprar o voy nada mas a dejar esto, etc. En fin hay mucho por hacer, sobre todo la vigilancia de la velocidad eso sí es muy necesario, hay lugares como en Fluvial que toman las calles como pistas de carreras y lo hacen a sabiendas de que están violando la ley, pero lo hacen porque no hay quien les ponga un alto.