• Héctor Colín

Las Cabras del Alcaldito


Con el estallido de lo que todos consideran (casi todos, los que leen, no) el inicio de la supuesta Tercera Guerra Mundial provocada por la invasión de Rusia al territorio ucraniano, los mensajes de solidaridad de la gente pendeja no se hicieron esperar en las redes sociales, la oportunidad de hacerse sentir, por lo menos entre las personas más ignorantes del círculo de cada persona.


Siempre ha sido lo mismo, sucede algo malo en el otro lado del mundo y la gente se “solidariza” con la situación, así lo vimos con Francia, con los terremotos en Haití, con los enfrentamientos por la comida en Venezuela, etc., gente patética con complejo de influyentes, de pacifistas o simplemente de protagonismo.


Ya lo he dicho, algunas de las actitudes que podemos ver en las redes sociales, son evidencia de que a la raza le faltó un quinto para cocinarse bien, es decir, les faltó inteligencia, formación o simplemente están bien pendejos, el alcalde, por ejemplo.


Y es que la raza ignorante, cuando pierde a un familiar por muerte, les dedican unas palabras en las redes sociales, como si ese mensaje fuera a leerlo el difunto desde el más allá. Bueno, lo mismo sucede con los problemas que conocemos en la actualidad gracias al alcance de la comunicación global, por lo que es muy sencillo enterarse de todo, lo difícil es entender que no todo nos corresponde, no todo es de nuestra incumbencia y la inteligencia emocional juega un papel importante.


Es cada vez más claro, María Roa continúa ridiculizando al Profe y poniendo en jaque a su jefe Llamas, por la gravedad de su estrategia para tratar de comunicar.


Candil de la calle


Hoy, el alcalde Luis Mariano Michel Rodríguez, aprovechó sus redes sociales plagadas de los bots que le vendieron para hacerlo sentir influyente y compartió una imagen de solidaridad con el pueblo de Ucrania, debido a la gravedad de la invasión, en la publicación, el Profe afirma que Puerto Vallarta se suma al llamado por la paz, adicional a eso, un moño con los colores de la bandera ucraniana, todo estaría bien si el alcaldito influyera en algo en la vida política del mundo, o si su mano tuviera de alguna forma la manera de cambiar la situación, caso contrario, el alcalde no es pelado ni en su casa, por lo que la publicación se convirtió en una burla más de su equipo de comunicación, ahora bien, si la iniciativa del mensaje fue del mismo alcalde, entonces le tengo una tarea más por la que debería solidarizarse:


El alcaldito debería hacer pública su solidaridad con los habitantes de las colonias en Puerto Vallarta que hoy no tienen el servicio del agua y a quienes no se les ha respondido como se debe, no tienen agua, drenaje, ni certidumbre por obtenerlo un día.


El alcaldito, debería solidarizarse con la situación que viven los vallartenses con el pésimo servicio del AGUA, sí, del líquido vital, debería tener los huevos para hacer que el soberbio de Salvador Llamas Urbina sirva para algo más que hacer política barata y agresiva que l acerca cada vez más a la ignominia y el odio generalizado.


EL Profe debería hacer pública su solidaridad con los patasaladas por la violencia silenciosa que se vive en el rancho que él gobierna y que se ha vuelto no solo violento, sino inseguro, delictivo por todos lados, poniendo en riesgo a todos con su actitud displicente y pendejamente condescendiente.


Solidaridad pública debería de tener el alcalde, primero, con la situación laboral que viven los trabajadores de los servicios públicos por el acoso que viven de la nueva jefa, de su esposo aviador y de las condiciones que guarda la raza porque son obligados a recoger botellas de alcohol para que se rellenen y se vendan como buenas.



Más solidaridad debería mostrar con la situación de la basura que experimentamos los vallartenses todos los días en todas las colonias de nuestro municipio.


Solidaridad con las condiciones del alumbrado en las colonias jodidas que tienen con el Jesús en la boca a las familias que ven a sus hijos caminar en la oscuridad para ir a trabajar o a la escuela.


Capacidad moral debería tener para mostrar solidaridad pública el alcaldito demente para reconocer las condiciones con las que viven las personas que diariamente acuden al DIF para encontrar una solución a sus problemas y son tratados con las patas por el pendejete de Roberto Vázquez, que obviamente nunca aprendió nada con el otro profe, de nombre Roberto.


Solidaridad l hace falta al caso de los que llegaron como aliados del profe a la administración y como están hartos de la situación que el profe ha provocado por supuestamente dejar que uno de sus hijos opere todo y deje a los regidores como pendejos parados en el paredón de fusilamiento.


Entiendo que el alcalde no lo comprenda, que en aquel entonces no había ácido fólico para ayudarle a desarrollar prematuramente su intelecto y con el paso del tiempo se agravó la ignorancia, por eso digo, que esas cabras que agarran monte, provocándole el ridículo, serán las culpables de que este sea ya, a seis meses de la administración, no sólo el peor alcalde, sino el más pendejo.


Vayan y digan, me quedan dos años y medio para entretenerme.