• Héctor Colín

Las Cuentas Mochas de Mirtha Villalvazo


Como Diputada, la conocimos en las redes sociales por la genial y monumental mentada de madre a una señora que hacía uso de su derecho a manifestarse en contra del sistema que arropó a Mirtha como congresista de Nayarit, después de eso, se hizo el silencio mientras que Miguel Ángel Navarro Quintero jugaba con tres precandidatos de Bahía de Banderas y a quienes engolocinó siempre con un buen trato de frente y el desconocimiento a la espalda, sin embargo, los tres (Mirtha, Carmina y Santana) tuvieron la habilidad suficiente para moverse y lograr, muy a su manera y con sus limitaciones, las posiciones que los colocarían donde hoy están, Santana como Diputado, Mirtha como alcaldesa y Carmina sabrá dios dónde chingados.


Mirtha no podía sola

En aquel entonces, se decía que el candidato que enfrentaría Jaime Cuevas sería Héctor Santana, a quien encantaron con desayunos y lo convencieron de relajarse hasta el final para descuidarse, cuando lo traicionaron, el partido desde arriba decidió por colocar a una mujer para equilibrar la balanza legal sobre la equidad de género en la política nacional; descartado Santana, la lucha quedaría entre Carmina Regalado y Mirtha Villalvazo, el jugueteo inició, a Morena le gustan los bochornos y la fantasía, los engaños y los amagues para perturbar la cabeza de sus pre candidatos y obligarlos a aguantar hasta el final, o como ha sucedido en otros destinos, condicionando las candidaturas por unos muchos pesos.


En el estira y afloja, entre que era Mirtha o Carmina, la campal empezó desde abajo y rebotó hasta arriba, en ese momento, el anuncio oficial de Morena sería que Carmina Regalado abanderaría la candidatura de Morena a la alcaldía de Bahía de Banderas y entonces se desató la furia de Mirtha, quien al parecer, se hizo de un equipo de abogados que arriesgaron el pellejo y oscurecieron sus ojeras a cambio de tumbar la candidatura de Carmina en el tribunal federal electoral, y así lograr que Mirtha se posicionara como la candidata oficial, pisoteando además, la imagen de la también diputada.


Se hizo en ese entonces de sus primeros aliados que se mantendrían en las sombras, Héctor paniagua y José Gómez, quienes tenían cuentas pendientes con Jaime Cuevas y harían lo que fuera necesario para hacerlo sufrir el día de la elección, incluso si eso implicaba arriesgarlo todo con Mirtha, sabiendo que existían antecedentes de incumplimiento de los acuerdos.


Con una supuesta alianza con unos sujetos venidos de Puebla, de otros encargados de la campaña negra para colocar a la candidata de Morena en lo más alto de las encuestas, Mirtha se hizo acompañar de Roberto Reyes y Silvino Espinoza, abogados que después de tumbar a Carmina, encabezaron una serie de ruedas de prensa al lado de Mirtha para aclarar la situación legal de la candidata y poniendo la cara ante los medios para cualquier aclaración jurídica al respecto, en ese entonces, la sonrisa de Mirtha significaría para los abogados el abono inicial de un supuesto pago por el trabajo realizado, pero Mirtha al parecer se avivó, conservó la calma y su aparente felicidad la compartió durante toda la campaña como si se tratara de una política con el oficio como herencia. Como dicen, el poder obnubila y apendeja, empodera lo más raquítico de la moralidad de las personas y fue justo lo que al parecer le sucedió a la alcaldesa electa después de su virtual triunfo, independientemente del hecho, los abogados continuaron con ella, apoyando en el difícil proceso de entrega – recepción que debe enfrentar cualquier cambio de administración para evitar que por los huecos se cuele información valiosa que pudiera comprometer a la nueva administración, por lo que el diagnóstico jurídico de la recepción se volvió un tema vital para Mirtha y, conociendo a quienes al parecer les debía su candidatura, pues les pidió el “paro”.

Hecho el trabajo y como la naturaleza de Mirtha supuestamente funciona, se deshizo de ellos, les dio la esoalda, abandonando los posibles tratos y volviendo a ser la Mirtha que se dio a conocer por las mentadas de madre y la simulación de lo que se supone es estabilidad emocional. No les pagó.


Hoy, los personajes traicionados por Mirtha han creado un bloque que enfrentará a la alcaldesa, desentramando el drama para dilucidar de una vez por todas la razón por la que el gobierno de Bahía de Banderas no funciona. Dentro de ese bloque, como lo dije antes, se encuentra también el Gobernador de Nayarit, quien parece tener cuentas pendientes con la alcaldesa y a quien ha evidenciado un rechazo, mediático, moral y político.


Mirtha se ha quedado poco a poco sola, por alguna razón, el funcionamiento de su gobierno no es claro y se han abierto frentes, primero contra su síndico, quien la denunció publicamente por una cachetada que “se le salió” a la alcaldesa, luego, se peleó por alguna razón con sus regidores y estos la han abandonado en sus sesiones, obligándola a llamar a la unidad y a solicitar el apoyo de un gobernador que no la quiere ver, ni en pintura.


En este corto recorrido del gobierno de Mirtha, se han evidenciado genialmente por el compañero Luis Segura, un par de “dramas”, unos graves y otros no tanto, como una serie de escándalos que relacionan a algunos colaboradores de Mirtha con una supuesta corrupción que ha manchado la gestión de la ex diputada, más aún, porque han tenido que dejar el cargo por órdenes judiciales, lo que es muy grave.

El más reciente escándalo, fue la renuncia presentada por Juan Jaime Llamas Rivera, quien fungiera en el gobierno actual de Bahía de Banderas como el Tesorero Municipal y quien a la vista de todos, podría considerarse que fue el brazo derecho de Mirtha Villalvazo y que, suponemos, algo hizo Mirtha que orilló al tesorero a abandonar una adiministración catalogada prematuramente como fallida.


El descontento de los jerarcas de la política de Bahía de Banderas potenciará el malestar de la alcaldesa, convirtiendo su gobierno en un infierno para quien quiera que se ostente como el líder.


Dicen que siempre hay tiempo para la cordura, para recobrar la razón y tejer fino como político, porque si Mirtha es razonable, optará por la humildad, primero, para agradecer a quienes le ayudaron a llegar hasta donde está y después, para definirse como comprometida con Bahía de Banderas, evitando el enfrentamiento desgastante y vergonzoso.


Se dice que al parecer, el Gobernador recibió ya a una comitiva de personajes traicionados por Mirtha, con el objetivo de fortalecer una alianza que le ayude a Navarro a debiliitar a la alcaldesa de Bahía como una supuesta forma de reprimir su actitud soberbia e ineficaz para su partido y para Bahía de Banderas.


Ojo, el gobierno no avanza, las condiciones de Bahía de Banderas no mejoran y mientras tanto, parece que la alcaldesa se entretiene con festivales y bailongos organizados junto a los sobrinos de un tal Cervantes. Pan y circo mientras al municipio más importante de Nayarit se lo lleva la chingada.


Los acuerdos se pagan.