• Héctor Colín

Los Chivitos de Mirtha

De mal en peor en Bahía de Banderas…



Puerto Vallarta, Jalisco.- Ayer me fui a chingar unos taquitos dorados allá en San José donde parece que dorar tacos y hacer salsas es una competencia seria. Hay unos en El Valle que me gustan pero que para mi estilo de vida son difíciles de hallar porque siempre me despierto tarde y de mala gana. En los taquitos, mi compa salsero, porque no es taquero ni cobrador, es el encargado de hacer las salsas, me inventó una historia con la que casi se me atora medio taquito de requesón con lechuga y un rábano pintado, nomás pa que no digan.


Le inventaré el nombre para no meterlo en problemas, ya ven que hoy en día la venganza es una moneda de cambio que se utiliza no sólo en Bahía para oprimir a la crítica sino que se ha convertido en una doctrina de las babosadas de AMLO todos los días. Mirtha es el pastor de un pequeño grupo de chivos y, extrañado, pregunté la razón.



Los chivos cagan bolitas de manera constante, y hay tres formas de darte cuenta de que lo hicieron, pisas una, hueles una o vez al caprino sacudir su colita, así se ve el Gobierno de Bahía de Banderas hoy, los gobernantes mueven la colita y sabes que empezará a oler antes de que suceda lo inminente, lo pisarás para echarte a perder el día. Surrones.


En México, la cultura de la culpa es una costumbre muy usual, si alguien no es bueno en algo, lo primero que debe hacer es culpar al primer pendejo que se encuentre, a un güey distraído, o a quien amenace nuestra posición política, social o en lo que sea, eso hace AMLO diario y lo mismo hacen sus discípulos en el poder, sin considerar que cada vez hay menos pendejos y cada vez somos más los que entendemos que son un daño, una decepción y una amenaza, ellos se esfuerzan por ser repudiados.


En Bahía, Mirtha y su equipo son como chivitos, dicen. Todos los días salen con una tontería y para el peor de los males de la alcaldesa, su equipo de comunicación se encarga de agudizar el problema, de hacerlo más grande, terminando por verse peor y dejar todo listo para que nosotros pisemos sus “graciozadas”.



Ayer, con el bombo y unos platillos se anunció un Festival de las Letras, que para Bahía está bien, a los bahiabanderenses les falta leer para deshacerse de su estúpida esperanza en Morena. Por cierto que todavía hay boletos, por si estaba con el pendiente, recuerde que los gobiernos de Michel y Mirtha son boleteros de sus exitosos eventos.


La idea es buena, peeeeeero… Pusieron al más melolengo a escribir la publicación. Itzel se equivocó oootravez, en el “copy” de la publicación se le olvidó acentuar “BAHÍA”, por lo que la publicación se hizo más divertida, hubo señalamientos por la ineptitud que los caracteriza para comunicar lo que medio hace Mirtha.



Es absurdo. Se dice que la jefa de la comunicación de Mirtha tiene postgrados en quién sabe dónde y debería solicitar el reembolso de los pagos de su preparación, porque nada más no se nota en los hechos y eso que el reto de comunicar lo poquito que hace el Gobierno de Bahía pues es menos difícil que hacer salsas para mis taquitos.


Pero bueno, al parecer la estrategia de Morena en la región es zurrarla para que el gobernado pise donde quiera.