top of page
  • Ruben Gómez Bernal

MOVIMIENTO CIUDADANO: TODA LA CARNE AL ASADOR


Movimiento Ciudadano canceló la posibilidad de permanecer en el poder municipal, no debido a sus contrincantes políticos, sino –quién lo  diría– por las diferencias entre ellos mismos. Arturo Dávalos realizó una primera administración municipal, que fue reconocida por propios y extraños.

No había ningún nubarrón en el horizonte del vallartense para que buscara su reelección. Los números le daban ventaja sobre todos los candidatos y aspirantes, y Arturo no tuvo ningún problema para ganar su segunda elección municipal por Movimiento Ciudadano.  

Todo fluyó bien el partido vivió sus mejores tiempos Davalos Peña estaba en el pináculo de su popularidad, pero siempre hay un "aguafiestas" pues antes hizo su aparición el tristemente célebre Mochilas quien se le atravesó a Arturo pretendiendo derrocarlo de la candidatura, siendo una cruenta batalla interna por las ambiciones del “Mochilas”. Como premio de consolación al de Ayutla, que lo vendían como un  “fenómeno” electoral, le dieron la candidatura a la diputación, en donde mordió el polvo ante una maestra Lorena, postulada por Morena.

Desde ahí comenzó cierto declive de MC que llegó a tener el dominio completo de la política local, ganando la alcaldía y diputaciones. Luego, tiempo después, vino el desencuentro entre Dávalos Peña y Luis Ernesto Munguía, que no cejaba en su intento de convertirse en candidato a la alcaldía. Alfaro quedó en medio de la disputa y salomónicamente MC se decantó por una candidata mujer, recayendo en Lupita Guerrero Carbajal la candidatura.  

Al no lograr la candidatura Luis Ernesto de  MC se fue a Morena, en busca de la candidatura con los mismos cero resultados, y finalmente aterrizó en el Verde Ecologista, en donde sorprendió por la gran cantidad de votos logrados en su primera incursión como abanderado del Tucán a la alcaldía, un partido completamente desconocido y sin tradición electoral en Puerto Vallarta.


EL MOCHILAS

El Mochilas hizo su aparición en la política vallartense después de dejar la alcaldía de Ayutla, se vino a buscar nuevos horizontes al Puerto. Fue  cobijado por Acción Nacional, y en aquella ruptura de cuando no logró la candidatura emigró junto con un buen número de panistas a Movimiento Ciudadano, entre ellos el propio Dávalos Peña. Fue en aquella batalla en donde hizo su aparición el tristemente célebre Ramón Demetrio Guerrero, que en mala hora cobijó el PAN,  de donde brincó a Movimiento Ciudadano cuando le fue negada la candidatura a la Presidencia Municipal,  ganando la elección, hoy su trienio es catalogado por los vallartenses como uno de los más corruptos en la historia de Puerto Vallarta.

El Mochilas robó y dejó robar a sus funcionarios que hicieron tropelía y media para llenarse los bolsillos de dinero y eso de que “quéjense conmigo para meter orden” fue pura pose política, no hizo nada por poner orden en su administración, y al final como todos conocen vendió medio Vallarta sin dar cuenta de las millonarias ventas del patrimonio de los vallartenses.


GRAN PRIMER TRIENIO DEL “CEPI” DÁVALOS

Así las cosas, Arturo Dávalos Peña fue electo presidente municipal y realizó un primer trienio de los mejores que se recuerden con mucha obra y orden en la ciudad, buscó la reelección no tuvo problemas para reelegirse, pero su amigo el “Mochilas” se le atravesó buscando tumbar la reelección que Arturo ganó a pulso.  El “Cepi” Dávalos Peña, ganó  pero la división quedó en MC. Por un lado los de Dávalos Peña y por el otro los del Mochilas, que ya había visto que ser presidente de Puerto Vallarta era “muy productivo” y no conforme con lo que se llevó, quería más.

Dicen que las segundas partes nunca fueron buenas y el segundo trienio del “Cepi” ya no tuvo la misma fuerza del primero por lo que la definición del candidato para que luchara contra Morena, y esa fue la causa de la ruptura de Luis Ernesto Munguía y “El Cepi”, lo que le abrió las puertas a Morena para su triunfo en Puerto Vallarta. Un triunfo que si con la unión de Luis Ernesto-”El Cepi” es muy probable  que no  hubiera llegado Morena a la Presidencia por la suma de votos de “El Cepi” y Luis Ernesto, que presuntamente  hubiesen rebasado el monto logrado por Morena.

Estaba tan tirante la liga entre ellos, que como es su estilo, el gobernador Alfaro dejó que las cosas corrieran ante la cerrazón de los belicosos, y en MC determinaron  que la postulación de la candidatura a la presidencia municipal en Puerto Vallarta debería de ser mujer, recayendo en Lupita Guerrero. Este fue el recurso debido a que después de muchos intentos de Alfaro para que dejaran de lado el rencor el “Cepi” y Luis Ernesto, no lo logró o más bien no quiso utilizar Alfaro otros recursos y el resultado fue esa desastrosa derrota que llevó al poder municipal a Morena, al dejarlos que se fueran por la libre.


CLEMENTE CASTAÑEDA AL QUITE


Tal es el tamaño de interés que MC tiene por Puerto Vallarta, que el alto mando del partido en Jalisco, ha ordenado que personajes del tamaño de Clemente Castañeda se avoque a Puerto Vallarta, en busca de erradicar los negativos del partido para que pueda avanzar de cara a las próximas elecciones. En ese contexto la principal encomienda que trae don Clemente, es que “El Mochilas” y “El Cepi” limen asperezas para que sus grupos se unan.

A Puerto Vallarta llegó el legislador naranja, enviado por el dirigente estatal emecista, Manuel Romo, las instrucciones son preciosas que ponga fin a la reyerta entre “El Cepi” y “Mochilas”  actualmente con posiciones irreconciliables en su amistad. Suponen en Guadalajara que ese es uno de los puntos que más afectan a MC, que la unificación de estos dos personajes emecistas le dará más “poder” al desgastado Movimiento naranja.

Nada fácil la tiene don Clemente, ya que pisará terreno en donde ni la misma intervención de Alfaro, ha logrado disuadirlos del encono que se tienen, y si logra el legislador Castañeda que se limen las asperezas MC tendrá un buen camino recorrido rumbo al 2024, con posibilidades reales de competir, porque el ambiente que se palpa socialmente en Puerto Vallarta, es que muchos de los que le dieron el voto a MC en las elecciones pasadas, se lo pensarán dos veces, por la verificación vehicular, que consideran que es un atraco en despoblado.

Commentaires


bottom of page