• Rodrigo Aguilera

Diputados Chapulines

GUADALAJARA, Jalisco (ESPECIAL para SIEMPRE LIBRES). – Aún falta mes y medio para el arranque oficial de las campañas para candidatos a diputados y alcaldes, pero los cascabeles electorales comenzaron a sonar.

El Congreso local es un ente público donde se tratan temas de toda índole, y en estos momentos buscan aprobarse los últimos cascabeles que servirán para promocionarlos en campaña.

La próxima sesión de pleno que necesariamente debe ser virtual será un reflejo de esta intención, porque será tan lar

Gobernador de Jalisco
Enrique Alfaro Ramírez

ga por todos los temas que quieren sacar de último momento; sí, antes de que algunos de los legisladores tengan que pedir licencia a sus cargos para poder promocionar su próxima candidatura.

Los equipos de asesores de cada coordinación están preguntando a sus diputados cuáles son los temas que les urge sacar de la próxima sesión para buscar los consensos entre fracciones parlamentarias y lograrlos.

Desde la última sesión que se convocó el año pasado se buscaban las aprobaciones a varias leyes, pero no lo lograron porque tenían agendada en primera lectura la ley en materia de desaparecidos y todavía no tenían el consenso con los colectivos, y éstos impidieron que se celebrara.

Y este año, la pandemia provocó el retraso de esta primera sesión del año, porque el gobernador solicitó dos semanas de inactividad para bajar la incidencia de casos y muertes por Covid-19.

Aún no se ponen de acuerdo en los temas que van a sacar en esta primera sesión del año, pero comienzan a enumerarse: la primera de las tres leyes en materia de desaparecidos, la reforma anticorrupción 2.0, la ley de regulación de agentes inmobiliarios, los juicios en línea, y muchos más.

Será una sesión muy larga porque también se acumulan los acuerdos legislativos, que muchas veces sólo son exhortos, pero que ocasionan ruido, o las iniciativas de ley que aún quieren sacar.

Los ciudadanos deberán estar muy atentos en descubrir estos cascabeles con los que buscarán pedir su voto, y deberán cuestionar qué tanto intervinieron para lograrlo o si estarían saludando con sombrero ajeno.

Aunque tiene la justificación que una vez aprobado por parte del Congreso local todos pueden usarlo porque votaron por él, ojalá que también pidieran el voto en aquellos temas que no son bien vistos, como el reparto de cuotas en nombramientos de magistrados y consejeros, en el aumento de los valores de tablas catastrales que impactan en el cálculo del impuesto predial o nuevos impuestos o aumento en costos de licencias.

Los cascabeles no solamente están en el área legislativa; también los hay en los ayuntamientos, sobre todo los metropolitanos, porque están entregando obras, están autorizando descuentos y aprobando nuevos apoyos ante esta contingencia para poder quedar bien con sus gobernados. Tan sólo el Ayuntamiento de Guadalajara acaba de autorizar la emisión de tarjetas electrónicas con 800 pesos de saldo para que puedan gastarlos en los negocios del barrio, sin poner restricciones si serían sólo alimentos o también servicios. Hay otros que están proponiendo apoyos similares para conseguir el voto.

Y eso que todavía no arrancan las estrategias de los partidos políticos que también buscarán quedar bien con los electores.

Los cascabeles sonarán por todos lados, el reto es saberlos escuchar y descifrar para conocer el mensaje oculto y poder decidir el voto de manera consciente y no sólo porque suenan muy bonito.

Y si se encuentra alguna anomalía, habrá que buscar denunciarla en los canales adecuados y oficiales.


Atraco con la

Verificación


Que es un total abuso el que comete el gobierno es­tatal al exigir que los autos que vayan a verificarse no cuenten con adeudo vehicu­lar, indicó el representante de talleres acreditados, Jaime Aldrete.

En entrevista, indicó que el hecho de que el gobierno del estado condicione a los ciudadanos saldar cualquier adeudo para poder verificar el auto –so pena de multarlos con altas cantidades y recogérselo– es una muestra del poco interés que se tie­ne por el medio ambiente, donde destaca más bien, el beneficio económico.

“El gobierno alfarista busca más el dinero que el bienestar de la calidad del aire, porque les importa más que paguen multas y refren­dos que el hecho de que el carro esté o no en buenas condiciones, ellos están exprimiendo lo más que se puede a un pueblo ya ex­primido. Lo que le decimos al ciudadano es que si tiene multas o exceso de multas que aparecieron r arte de magia pues es que no pague ni una cosa ni la otra, que el gobierno le dé al ciudadano la opción de primero pagar la verificación y luego las multas”.

Agregó que hay una enorme cantidad de automo­vilistas que no podrán pagar sus adeudos y que al ver que su carga fiscal será grande, termine por sacar placas de otro estado o abandone sus automotores.

“Por los medios de co­municación nos enteramos de que en el proceso de la verificación va a estar su­jeto a que para poder ac­ceder tienes que tener todo en regla del automóvil, los refrendos y cualquier cosa que se deba, y hemos estado notando que en esos adeu­dos están fotoinfracciones y multas fantasmas que quizá no procedan, y la gente tie­ne que defenderse, ocasio­nando que en estos tiempos de crisis y pandemia por las malas actuaciones del go­bierno, la gente se ponga a pensar si come o pone en re­gla el automóvil lo cual lleva a una situación que nosotros dijimos hace mucho, que si la gente no tiene ni para co­mer, menos va a tener para poder pagar adeudos y lue­go la verificación”, dijo.

Y agregó: “De la pura ve­rificación acordémonos que son 500 pesos, pero acuér­dense que hay muchos casos en los que los carros tienen mucho adeudo y los carros valen poco, lo que van a te­ner que hacer es emplacar (sic) en otro estado, meter juicios para reducir los gas­tos, esto visualiza un negro futuro para los centros de verificación. Están condena­dos (los verificentros) a no funcionar porque si antes la gente no acudía a verificar, ahora que les van a exigir todo, es muy probable que ni el refrendo llegue a pagar la gente, sobre todo por la crisis económica que está vivién­dose. Deben darse cuenta de que los botonazos rojos han afectado a la economía, han cerrado fábricas, que el carro es un medio de trabajo y no sólo de transporte”.

Por ello, indicó que el gobierno estatal debería re­cular ante la medida expre­sada, y permitir más bien que se haga la verificación vehicular sin necesidad de que se tenga al corriente de cualquier otro adeudo.