• Rodrigo Aguilera

Inseguridad en Jalisco

Morena Jalisco

con 2000 o más

Candidat@s



GUADALAJARA, Jalisco.- (Especial para SIEMPRE LIBRES) El partido Movimiento Regeneración Nacional (Morena) cerró su periodo de registro de precandidatos a presidencias municipales en Jalisco y continúa con los procesos para regidores, síndicos y diputados locales; con una lista de unos dos mil aspirantes. El senador José Narro, delegado electoral del Comité Ejecutivo Nacional (CEN) de ese partido, presumió el alto interés que despertaron las postulaciones; argumentó que se debe a que son la gran alternativa y proyecto de cambio en el Estado. Comentó que sólo en el caso de Puerto Vallarta se apuntaron 27 aspirantes a la alcaldía.

Sobre el método para la definición de candidaturas, Narro precisó que será vía encuestas que hará el partido, dijo que el amplio listado de aspirantes será depurado por la comisión electoral interna que hará una primera encuesta y revisará que cumplan los requisitos de la convocatoria y sus trayectorias. Después realizarán una segunda encuesta entre los cuatro o cinco perfiles mejor posicionados para definir la postulación. "A nosotros nos da mucho gusto que haya tanta participación, esto habla de que hay mucha confianza en este proyecto. En esta primera etapa llevamos cerca de dos mil registros sólo en Jalisco, una participación histórica", dijo. El delegado aseguró que habrá piso parejo para todos los aspirantes. Anunció que presentará una denuncia por calumnia y difamación contra quienes afirmaron que pretendía vender las candidaturas; señaló a un militante de Lagos de Moreno como el responsable de haber generado ese rumor. "No se vale la guerra sucia, eso lo hace el PRI eso lo hacen los otros partidos; aquí tenemos que sentar las bases de un trato de respeto entre compañeros y a través del diálogo", expuso.


¿La UdeG

vs Alfaro?


¿Qué clase de campaña electoral por la presidencia municipal de Guadalajara realizará Tonatihu Bravo Padilla como candidato del partido Hagamos, si quien gobierna la capital es el partido Movimiento Ciudadano del que actualmente aún es diputado federal y por dos años y cuatro meses coordinó la bancada legislativa emecista en San Lázaro?

Cuando renunció a dicha coordinación, el pasado 25 de enero, Bravo Padilla confesó en sus redes sociales: “Como coordinador he abrazado las causas de las y los @DipCiudadanoMX,,,”.

¿Qué causas abrazará en campaña? ¿Las de Hagamos del que será candidato o de Movimiento Ciudadano del que dejará de ser diputado hasta el plazo límite que tiene para renunciar, 90 días antes de la elección? ¿Y se podrá cambiar así, de un día para otro, de “causas” como nos cambiamos diariamente de calcetines?

De entrada, es una genialidad de nuestra política y de esta peculiar clase política que seas diputado de un partido -Movimiento Ciudadano- y, al mismo tiempo, precandidato de otro -Hagamos-. Y en este “costal caben todos los precandidatos de Hagamos que hoy son legisladores de otro partido… ¡O de tres! Es el caso del diputado Enrique Velázquez, que es diputado local por la alianza PRD-MC-PAN y hoy es precandidato de Hagamos a repetir en el Congreso del Estado por el Distrito 6.

Pero, ¿podrá Tonatihu Bravo hacer una campaña electoral de contraste? ¿Tendrá argumentos para decirle a los tapatíos por qué él y no su hoy compañero de partido, Ismael del Toro Castro, merece ser presidente municipal de Guadalajara? ¿Podrá criticar como adversario en campaña los errores, fallas u omisiones de Del Toro Castro cuando no las dijo como compañero de partido? ¿Podrá decirle a los tapatíos por qué no deben de votar por Ismael del Toro y sí por Tonatihu Bravo? ¿Tendrá argumentos para convencer a los ciudadanos del porqué Del Toro Castro no merece reelegirse?

Porque hoy con su postulación como precandidato de Hagamos a la alcaldía de Guadalajara está diciéndole a los tapatíos que su aún compañero de partido no merece volver a gobernar Guadalajara y que por eso él quiere ocupar ese cargo, porque considera que Ismael no debe reelegirse. ¿O es otra causa la que lo llevó a abandonar Movimiento Ciudadano y enlistarse en el partido del Grupo Universidad del que forma parte (aunque digan, como el “chupacabras, que no existe)? ¿Algo así como una simulación?

¿Por qué Tonatihu, diputado de MC, no quiere que Ismael, alcalde de MC, se reelija como presidente municipal de Guadalajara, y él quiere gobernar la ciudad pero bajo el sello de Hagamos y no de Movimiento Ciudadano?

Corren versiones de que entre Movimiento Ciudadano y Hagamos hay, o podría haber, una alianza de “facto”, y que los candidatos del nuevo partido estatal tendrán una participación meramente testimonial, sabedores de que alguna ganancia obtendrán finalmente. En buena lid, quisiera creer que eso no es cierto -y no lo digo con sarcasmo, ¿eh?-, pero si hoy vemos que un diputado lo es del partido en el gobierno y, al mismo tiempo, es precandidato de otro partido que supuestamente es adversario, la verdad es que entonces no suena descabellada la versión y tendría mucho de cierto.

Pero mejor esperemos a que arranquen las campañas, para saber por qué el diputado emecista, Bravo Padilla, no quiere que el alcalde emecista, Del Toro Castro, se reelija.


Inseguridad en Jalisco



Los hechos de ayer por la tarde en las inmediaciones de la lujosa plaza comercial Andares dejan en claro como se encuentra la seguridad en Jalisco y el fracaso de Alfaro. En materia de seguridad, el gobernador es especialista en simulación y manipulación. Un ejemplo de cómo llama la atención hacia temas intrascendentes para distraer de situaciones preocupantes y apremiantes es la publicación que hizo la semana pasada acerca de una búsqueda en Puerto Vallarta.

En sus redes sociodigitales, Enrique Alfaro Ramírez reveló el caso de un niño de 13 años con problemas psiquiátricos que fue rastreado por personal de seguridad en la ciudad costera mediante el uso de las cámaras de videovigilancia. El gobernador lo magnificó como todo un logro atribuible a la gran labor de la Policía a través de los recursos del C5.

Pero contrasta con ello la ineptitud la madrugada de 18 de diciembre de 2020, cuando fue asesinado el ex gobernador Jorge Aristóteles Sandoval Díaz en un lugar concurrido de la zona turística, los empleados del restaurante bar Distrito 5 alcanzaron a quitar la alfombra del pasillo donde Aristóteles Sandoval fue baleado por la espalda.

Respecto a ese caso, no hay indicios de que haya existido una investigación a profundidad para desentrañar las irregularidades que permitieron tales omisiones. Lo más que pudo hacer el gobierno del estado fue aceptar que un mando de la Secretaría de Marina tomara las riendas de la Comisaría municipal, sin una intervención como las que se han tenido que realizar en otras corporaciones debido a severos problemas de infiltración del crimen organizado. Los elementos para sustentar una suposición de ese tipo parecen evidentes en el caso de Puerto Vallarta y, sin embargo, las modificaciones son mínimas.

Respecto a las labores del C5, en el caso del Área Metropolitana de Guadalajara hay también evidentes deficiencias entre su operación y la coordinación con las corporaciones de emergencia. En menos de cuatro meses los ataques en contra de instalaciones de botones de pánico, que suelen tener cámaras de videovigilancia en su parte superior, sumaron 71 postes de la infraestructura de seguridad dañados y dos de esos ataques fueron orquestados de manera simultánea. En ningún caso hubo personas detenidas y hasta ahora las autoridades no han dado una explicación acerca de la autoría de esos ataques terroristas. No se les ha llamado oficialmente terrorismo, pero son ataques dirigidos en contra del Estado, planeados de una manera detallada, que hacen pensar en fines ulteriores que el mero acto vandálico.

En una carta dejaron claro que el gobierno del estado editó el video en que aparecían dando su testimonio para apropiarse de la tragedia, eliminando toda mención a la situación de desaparición forzada de personas a manos de funcionarios públicos, empleados del Estado, que sufrieron decenas de jóvenes en aquella ocasión. La especialidad de Alfaro es el atole con el dedo.